Skip to main content
< Volver al blog

10 razones por las que debes usar tapones de corcho natural en tu vino espumoso: científicos expertos nos lo explican

Razones importantes para usar corcho natural en tu vino espumoso - TESA CORK
Fecha de publicación:10 de noviembre de 2021

Hoy hablamos con Anna Oliveras, responsable del área de química del Instituto Catalán del Corcho (ICSuro).

Anna es licenciada en ciencias químicas por la Universitat de Girona y cuenta con más de 15 años de experiencia en el sector del corcho donde ha realizado numerosos proyectos de investigación e innovación para la industria.

Actualmente forma parte del ICSuro donde continúa desarrollando nuevos proyectos de investigación y asesoría para este sector.

Desde el Instituto Catalán del Corcho llevan años trabajando en desarrollar y mejorar la industria corchera así como realizando labores educativas y pedagógicas para concienciar sobre la importancia del uso de esta materia natural y sostenible.

Hoy nos dan 10 importantes razones por las que nuestros vinos deberían usar el corcho natural como sistema de taponado:

Razón 1 – Características sensoriales muy similares al vino

Uno de los aspectos que mayor interés y estudios despierta son las aportaciones del corcho al vino, en especial las notas aromáticas que puede añadir.

Para ello se han realizado numerosos análisis sensoriales a vinos embotellados con corcho durante años, en ellos, una amplia mayoría de expertos coincide en que los vinos tapados con corcho evolucionan de una forma única y que este mejora las cualidades del vino con notas aromáticas idóneas

Crear estándares o parámetros universales para analizar estos sutiles aromas y su procedencia es algo muy complejo, por no decir imposible. Y dado que no existen los materiales absolutamente neutros, parece lógico buscar aquellos que puedan aportar notas naturales que mejoren las características organolépticas finales.

Aquí es donde el corcho juega un papel decisivo, ya que los expertos consideran las notas aportadas por el corcho, tal y como sucede con las barricas de madera de roble, valores muy positivos que suman cuerpo y personalidad al vino espumoso final.

Razón 2 – El mejor oxigenado de la industria

Uno de los mayores quebraderos de cabeza para los desarrolladores de tapones de otro tipo de materiales es tratar de conseguir el mismo volumen de oxigenado que ofrece el corcho natural y que ha demostrado ser el óptimo.

Los tapones de corcho natural suelen ofrecer una microoxigenación al vino tras el embotellado que resulta perfecta, tras el cual comienza una transpiración más suave y que prolonga la evolución del vino, conservando durante años su esencia y ayudando a una óptima madurez.

Materiales como el plástico y la silicona, pueden provocar una sobreoxigenación y una oxidación prematura del vino. Por lo que este tipo de tapón solo es recomendable para vinos asequibles destinados a un pronto consumo.

Los tapones de rosca, muy de moda en mercados como Australia o EUA, son un tipo de tapones muy prácticos por la sencillez de su apertura, pero que genera un gran número de reclamaciones debidas a la aparición de aromas oxidados en el vino.

Solo aquellos de más alta gama han demostrado tener niveles de oxigenado equilibrados, pero estos suelen alcanzar precios similares al corcho, sin ofrecer el resto de ventajas que el corcho ofrece.

Razón 3 – Cualidades físicas inimitables

El corcho está formado por una estructura de microscópicos hexágonos que funcionan como microcápsulas de aire. Su estructura es muy similar a los panales de abejas, y es esta forma tan especial la que le concede un gran número de propiedades, como su elasticidad, adaptabilidad, compresión, su capacidad aislante o su ligereza.

Esta compleja estructura microscópica presenta tantos beneficios que numerosas industrias de materiales alternativos han intentado replicarla artificialmente sin éxito.

Razón 4 – Impermeabilidad

La impermeabilidad del corcho ha demostrado ser total, gracias a los compuestos céricos y a la suberina  presentes en su composición.

En condiciones estables de temperatura y humedad, los tapones de corcho han demostrado ser efectivos durante periodos largos de tiempo, de hasta incluso 100 años o más, protegiendo totalmente contra fugas de vino o gases carbónicos en el caso de los espumosos.

Razón 5 – Estanqueidad

A pesar de ser completamente estanco a las fugas o a la entrada de líquidos, existe un gran debate sobre la filtración de gases.

Hoy por hoy se considera que aunque el corcho es capaz de retener el gas carbónico de los espumosos dentro de la botella, también permite una lenta cesión de aire que proviene de la acumulación de éste dentro de las micro celdas del propio corcho (estructura en forma de nido de abeja). Consiguiendo un óptimo oxigenado y una correcta evolución en botella en periodos largos de tiempo.

Actualmente se están realizando nuevos estudios que puedan ofrecer información más  exhaustiva sobre la transmisión de oxígeno en tapones de corcho destinados a tapar vinos espumosos.

Razón 6 – Elasticidad

Gracias a la estructura en forma de panal de abeja que tiene el corcho y a la gran cantidad de aire en su interior, el corcho tiene unas características de elasticidad y adaptabilidad que lo hacen único.

Es esta una de las características que lo hacen tan idóneo como material de taponado, ya que se adapta a la forma del cuello de la botella perfectamente, pudiendo contornear y amoldarse a errores de forma, garantizando la estanqueidad del vino durante años.

Razón 7 – Una industria segura contra el TCA

Uno de los principales inconvenientes que puede presentar el corcho es la presencia del compuesto TCA en los tapones. 

Gracias a la gran inversión de recursos de toda la industria corchera para poder ofrecer un producto completamente seguro, la incidencia de TCA ha disminuido considerablemente.  

Actualmente cualquier proveedor certificado de tapones de corcho incorpora en sus instalaciones sistemas de medición de alta gama como la cromatografía de gases, tiene en plantilla personal técnico especializado en análisis y usa en su cadena de producción sistemas de selección y esterilización altamente efectivos.

El esfuerzo de la industria corchera es tal, que actualmente tiene una precisión mayor incluso que la industria farmacológica a la hora de detectar compuestos a niveles de concentración muy bajos. 

Es por ello que a día de hoy el tapón de corcho es el elemento más analizado y seguro de los requeridos en la industria vinícola. Solo una mala praxis por parte de los fabricantes o una negligencia por parte de los productores de vino en caso de no seguir las indicaciones dadas por el proveedor pueden acabar en una contaminación de TCA.

Razón 8 – Huella de carbono

Actualmente uno de los mayores retos globales que tiene la industria son los efectos climáticos que el calentamiento del planeta está produciendo. En la industria vitivinícola, está causando cambios en plantaciones de viñedos y generando inversiones económicas imprevistas para los productores.

La huella de carbono de la industria del corcho es negativa, es decir, fija más CO₂ del que  emite a la atmósfera.

Esto es una noticia excelente y algo a tomar muy en cuenta por productores y consumidores, ya que nos encontramos en un momento de verdadera encrucijada medioambiental y es ahora más importante que nunca apostar por industrias verdes, materiales sostenibles y productos reciclables, como la industria corchera.

Razón 9 – Sostenibilidad y biodiversidad

El corcho es una materia prima 100% natural que es extraída del alcornoque sin necesidad de cortarlo o provocarle daños graves.

Los bosques de alcornocales producen por tanto toneladas de corcho anualmente sin emitir  polución ni sufrir daños.

Es por ello que el corcho es una materia sostenible y ecológica que no pone en perjuicio al planeta para ser producida.

El bosque de alcornoques contribuye a la preservación de la biodiversidad y en la supervivencia de muchas especies de fauna autóctona, algunas en peligro de extinción como el lince ibérico, que es la especie de felino que se encuentra en mayor riesgo de desaparecer de todo el mundo. También son un sumidero de CO₂ , tienen una gran resistencia al fuego, contribuyen al aprovechamiento forestal sostenible, ofrecen un producto natural, reciclable y renovable como el corcho, contribuyen al fomento de la economía circular y son una barrera contra la desertificación.

Razón 10 – Prevención de incendios

El alcornocal es un bosque propio del mediterráneo, por lo tanto está adaptado a los veranos secos y los posibles incendios forestales gracias a su corteza externa.

El corcho es un abrigo natural ignífugo, esto hace que cuando hay un incendio, el árbol solo sufra quemadura externas superficiales dejando el interior a salvo para que la planta siga viva. A diferencia de otros tipos de bosques, un alcornocal quemado se regenera a los pocos años de haberse incendiado.

Descarga la guía TESA completa

Cómo ves el corcho no solo tiene las características idóneas para cerrar la botella durante años preservando la esencia del vino, también añade notas aromáticas muy valoradas y gracias a los avances de la industria los niveles de TCA son imperceptibles y seguros.

Pero lo más importante de todo, el corcho es el único material que no solamente es 100% natural, sino que además ayuda activamente a fijar CO₂  de la atmósfera del planeta reduciendo los efectos del calentamiento global.

Si quieres más información puedes ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.